Un texto sinsentido

veces me da por

Buscar cosas en la nada.

Cuando no encuentro algo, dejo de buscar y

Divago. Nado en un charco de pensamientos,

Esperando encontrar una piedra, una rana, una

Fantasía, que me golpee de pronto, que me asuste, que me

Gruña, que me asalte,

Haciendo que deje de divagar y empiece a

Imaginar… porque imaginar y divagar no son la misma cosa.

Jugando, tal vez, imaginar es un acto creativo, insolente.

Kiara, la gata que maúlla desde mi ventana, me arranca de la

Lastimosa laguna mental que me he inventado, pero

Me pierdo de nuevo, ahora en los ojos amarillos que

Ningún animal más podría tener…

Oropel, ojos que imitan al oro, o viceversa.

Porque, ¿qué fue primero, la belleza o el valor de la misma?

Quince minutos ya pasaron desde el final de la

Realidad hasta el inicio de esta absurda divagación.

Siendo una persona, un humano simple con días contados,

Tenemos realmente, ¿el derecho a lo absurdo?

Unos quince minutos para aventar al

Vacío… junto a la realidad que estamos obligados a vivir.

Walter, mi hermano menor, entra de golpe y estalla la cápsula en la que estoy.

Ximena, me dice, “me duele la cabeza de tanto pensar en el por qué de todo, estoy harto”.

Y me doy cuenta de que sí, tenemos no sólo el derecho, sino la obligación de

Zambullirnos de vez en cuando en el acuoso enredo de nuestras cabezas…

Escapando de un mundo completamente seco. 

IMG_2860

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s